24 noviembre, 2009

Aquellos dibujos







En mis manos,
 también está -estuvo- mi corazón.
                                                              Así ocurre todo.



9 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuánto tiempo sin pasear por tu jardín, cuánto me alegra volver a verte (a pesar de ser culpa mía no venir más a menudo). Creo que mi corazón no está en mis manos, para mi desgracia y mi suerte, está en otras más pequeñas. Me preguntaron cómo me sentía al ser padre y contesté la respuesta más obvia: "vulnerable".
PD: esta noche intentaremos llamar, aunque sé que el teléfono es tan frío como vuestro clima, lo calentaremos con la voz sacada del cariño.
xxxxxx

Anónimo dijo...

"El olvido es el mas grande de los misterios"

El gran Brines dixit.

Anónimo dijo...

Y en algún otro sitio, seguro ....

NáN dijo...

No cierres la mano. No lo aplastes. Basta un poco de aliento dulce para mantenerlo con vida.

al norte del norte dijo...

tiene razón NáN, abre bien la mano.......déjalo volar, volar.............que pueda latir en libertad.
El abrazo siempre, aunque se me hayan roto los brazos........

Paralelo 49 dijo...

Gracias a todos por estar ahí de esta manera.

Anónimo, tu hijo está precioso. Y cada vez más se parece a su papá.

Anónimo 2: El olvido es un misterio, pero yo sé olvidar.

Anónimo 3: el corazón siempre esta sobrevolando, claro que sí. Lugares, cientos.

Nán, la mano queda abierta para bien o para mal, para bien y para mal...

Norte, nada se rompe, aunque a veces uno así lo crea...

Un abrazo a vosotros, mil besos y una vez más: gracias.

pepe dijo...

El corazón en las manos es objeto de ofrenda. Sera por eso que debe estar ahí precisamente.
Insomnes abrazos.

David dijo...

...en tus manos está el destino,
escucha a tu corazón...
el sí que sabe lo que quiere,
la razón no sabe más que de cálculos...

David dijo...

...decía Francisco de Goya,
"el sueño de la razón produce monstruos"